En realidad nuestro cuerpo necesita actividad, para descansar de una actividad lo mejor es hacer otra totalmente distinta. No hacer nada, conlleva deterioro. La actividad hace que el metabolismo funcione, que los músculos tengan elasticidad, que los pulmones no se olviden de como bombear el aire, que la sangre circule por el cuerpo nutriendo cada una de sus partes. La pereza y la apatía conlleva la disminución de las funciones, y la disminución de las funciones nos lleva a la pasividad.

Descansar si, pero cambiando de actividad.

Deja un comentario