El estrés es una respuesta fisiológica del organismo ante situaciones que se perciben como amenazantes o de demanda incrementada. Entre esas respuestas de organismo la más común es el nerviosismo y la ansiedad, pero no la única, hay otras respuestas como la caída del cabello, malas digestiones, problemas de memoria, cambios hormonales, cambios de ánimo…

Las causas son eventos físicos, emocionales o psicológicos que vivimos de forma muy intensa o que perduran el tiempo. Para bajar el nivel de estrés lo primero es identificar la o las causas. Cuando son muchas causas o no podemos identificarlas actuaremos sobre las tres posibilidades, pero sobre todo desde el plano plano físico para inducir la estabilidad del plano emocional y del plano psicológico, o como decía Juvenal en sus Sátiras “mens sana in corpore sano”. Procuraremos para nuestro cuerpo buena alimentación, buen sueño, posturas correctas y algunos momentos al día cuya única finalidad sea la relajación. Si además aplicamos estas premisas a nuestras emociones y a nuestra psique, el resultado es formidable y el estrés desaparece de nuestras vidas.

Deja un comentario