Una fractura es una condición física que ocurre cuando se le aplica a un hueso más presión de la que éste puede soportar, originando en éste la fragmentación e incluso la dislocación de las partes del mismo. Generalmente las causas de una fractura son precedidas por actividades de naturaleza física; las caídas desde lugares de mucha altura, los accidentes de auto e incluso los golpes directos son los causantes más comunes de éstas, aunque también pueden ocurrir por factores internos como osteoporosis o estrés muscular. Bajo la condición, la persona presenta dolor intenso en la extremidad que fue lesionada e incluso hay casos en los que el hueso rompe la piel y queda expuesto.

rehabilitacion de rodilla

Si lamentablemente alguno de estos es tu caso, debes tomar en cuenta ciertas consideraciones a la hora de la rehabilitación para que asimiles una recuperación exitosa y no tengas impedimentos de ningún tipo. En el caso de las fracturas encontramos las del tipo abierto, que es cuando el hueso rompe la piel y está expuesto y también hallamos la más común, la fractura conminuta en la que el hueso se rompe en varios pedazos.

Si estas en presencia de alguna persona que consideras pudo tener una fractura después de una caída o de un accidente, es recomendable mantener a la persona inmóvil y calmada, buscar otras lesiones y en caso de que la piel presente ruptura, se debe tratar de inmediato para prevenir una infección; no respires cerca de la herida y trata de colocar hielo para disminuir la hinchazón y el dolor, no sobre la herida, pero si en las zonas cercanas.

Para muchos pacientes en el caso de una cirugía, la rehabilitación es el inicio de un proceso largo que requiere de mucha dedicación, con el fin de quedar como nuevos luego de que se hayan tomado en cuenta los cuidados necesarios.

Cuando se trata del ser humano hay que considerar que todos somos diferentes, y por esto nuestros procesos de sanación varían en tiempo y en la condición en que nos encontremos. Lo elemental después de una fractura o un procedimiento quirúrgico, es tomarse el tiempo suficiente de rehabilitación.

Rehabilitación

Para tratar una fractura hasta ahora utilizaban métodos como el uso de yesos o férulas, fijadores externos, hoy en día, con los avances tecnológicos hay casos en que se usa fibra de vidrio, polímeros y otros materiales antialérgicos y más personalizados. Hay ocasiones en que las fracturas requieren de operación y se colocan tornillos, clavos o placas metálicas para fijar y ayudar a la sanación del hueso.

Según recoge un estudio publicado en elsevier.es para rehabilitación de un tobillo:

Está ampliamente mencionado en la literatura la eficacia del tratamiento rehabilitador tras las fracturas de tobillo, así como de la calcitonina cuando existe algodistrofia. Según Shaffer et al12, tras una inmovilización de ocho semanas, con 10 semanas de tratamiento rehabilitador se normalizan los parámetros de capacidad funcional y resistencia a la fatiga. Según Vanderborne et al13, después de la cirugía del tobillo, en un estudio de los músculos flexores plantares, a las ocho semanas de inmovilización existen cambios neurológicos, morfológicos y metabólicos, que se recuperan a las 10 semanas de terapia física, persistiendo un 5,5% de déficit en la medición de la atrofia muscular. Según Torbjörn et al14, los resultados son mejores cuando se inician los ejercicios inmediatamente después de la cirugía, añadiendo el inicio de carga precozmente.

En el proceso de asistir a un centro de rehabilitación, se debe tomar en consideración que cada día se tienen clases en grupo o sesiones individuales, el fisioterapeuta encargado tiene la función de promover el funcionamiento de la parte lesionada del paciente u debe recomendar éste tipo de actividades.

Por lo general una fractura dura entre semanas o meses en sanar, esto depende del tipo de lesión que sea, de la persona y de los cuidados que ésta tenga en casa. Es por esto que en el hogar quedan prohibidas temporalmente las actividades forzosas ya que se entra en un reposo para descansar la extremidad lesionada y no interrumpir el proceso de sanación.

Una vez retirado el yeso o cualquier método utilizado para inmovilizar la fractura, es recomendable contar con una rutina de ejercicios y tratamiento terapéutico para recuperar función del área lastimada.

Sobre la aplicación del yeso o no en fracturas de tobillo, existen varios estudios que concluyen que puede ser mejor una estructura removible para favorecer el empiece de la rehabilitación cuanto antes:

Treinta estudios investigaron las intervenciones de rehabilitación que comenzaron durante el período de inmovilización después del tratamiento quirúrgico. Diez de los mismos compararon el uso de un tipo removible de inmovilización combinada con ejercicio con inmovilización con yeso solo. Hay algunas pruebas de los mismos de que el uso de una tobillera o una férula removible para poder realizar ejercicios suaves del tobillo durante el período de inmovilización puede mejorar el retorno a las actividades normales, aliviar el dolor y mejorar el movimiento del tobillo. Sin embargo, también puede aumentar la incidencia de eventos adversos (tales como problemas con la herida quirúrgica). El inicio de la caminata de forma temprana también puede mejorar levemente el movimiento del tobillo. Un estudio pequeño y sesgado mostró que la neuroestimulación, una modalidad de electroterapia, puede ser beneficiosa a corto plazo. Hubo pruebas escasas y no concluyentes sobre qué tipo de apoyo o inmovilización presentó más beneficios. Leer más

Os dejamos este vídeo explicativo de para rehabilitación por fractura en un codo, por ejemplo:

 

Alivio del dolor

En caso de presentar dolor en la zona lacerada durante los primeros días después de la lesión, se recomienda colocar frío alrededor de unos minutos, sólo en el caso de que no hayan heridas abiertas y sin colocarlo de forma directa.

Si es una pierna, un pie o un brazo, se recomienda mantenerlo en alto para reducir la hinchazón. Toma analgésicos y sigue al pie de la letra la prescripción médica pues, los medicamentos son una parte imperante para la óptima y pronta mejora.

Cuidados en casa

Si se trata de una lesión en alguna pierna, lo ideal es aumentar gradualmente la distancia que se camina cada día. Se retoma la actividad habitual una vez que el médico o fisioterapeuta lo indique.

Si es el caso de una operación suele haber menos complicaciones pues el cirujano ya ha dejado la zona lo mejor posible, hay que tener cuidado con las cicatrices, que no se abran y que no se infecten.

Sin darle mucha relevancia al caso que sea, lo ideal ante cualquier tipo de lesión es guardar el reposo necesario. Los cuidados que tengas después de una operación o en el proceso de curación son fundamentales para alcanzar el éxito antes y tras la cirugía o lesión.

Es importante recordar que las lesiones más graves pueden tardar varias semanas en sanar. Si el doctor te recomienda medicamentos específicos, actividades como tratamiento de rehabilitación u otro tipo de cuidados, tómatelo en serio y síguelos al pie de la letra; el éxito tras los cuidados que sigas asegurarán una perfecta recuperación.

Deja un comentario