Esta frase me la dijo en una ocasión un paciente; en aquel momento pensé que el dolor es dolor para todas las personas por igual, pero no, cada uno interpreta el dolor de forma distinta, incluso cada tipo de dolor se interpreta de forma distinta en una misma persona.

Desde hace mucho tiempo se ha intentado medir el dolor, pero realmente tan solo se ha conseguido de forma subjetiva en cada individuo y de forma comparativa. Como ya hemos hablado en otro post, el dolor puede puede ir por varias vías. En función de las experiencias dolorosas de la persona en concreto, del estado funcional de los receptores, las vías de comunicación del dolor, y de la zona del cerebro que recibe e interpreta dicho dolor, el individuo emite un juicio subjetivo al que llamamos dolor. En ocasiones, cuando el cuerpo reconoce un tipo de dolor, segrega hormonas (adrenalina, prostaglandinas, endorfinas, oxitocina..) para hacer que la transmisión y la recepción se modifiquen, así por ejemplo, un parto sin dichas hormonas provocaría el shock por saturación de sensaciones.

Deja un comentario