Hace pocos días traté una persona aquejada de dolores lumbares, motorista de ciudad y de esporádicos paseos, al igual que yo. Le recomendé el uso de una faja lumbar cuando se deleitara con la moto, a los pocos días vi como usaba una faja lumbar de moto que debía tener al menos 30 años, con unas fijaciones que ya no se usan, pero en perfecto estado.

Debemos recordar que durante la conducción tenemos una postura estática en la que forzamos determinadas partes, depende mucho de la moto y la complexión del motorista, pero básicamente forzamos las muñecas, que movemos y donde nos apoyamos; el cuello, que hace fuerza para impedir que la fuerza del aire nos doble la cabeza; el paquete abdominal y lumbar, que sustenta nuestro tronco; y los adductores de las caderas, que hacen que nuestras rodillas no se despeguen del depósito. No debemos olvidar que los tobillos deben estar fuertes para dar un buen apoyo.

En resumen, debemos tener fuertes los brazos y las muñecas, la musculatura cervical, la musculatura abdominal y lumbar, los adductores de cadera y los tobillos. Todos estos puntos, debemos tenerlos siempre en nuestra preparación, y estirarlos siempre que debamos hacer uso de ellos. Tenemos también las tradicionales ayudas como las fajas lumbares para el tronco o las botas altas para reforzar los tobillos. Y como no, debemos contar con un buen fisioterapeuta que nos entienda que nos ayude a prepararnos y a solventar los descuidos que podamos tener. En Novofisio sabemos ir en moto.

Deja un comentario