El dolor es una sensación, una sensación real. Existe en seres vivos con sistema nervioso central. Las causas que lo producen son muy diversas pero las vamos a intentar resumir. Tenemos receptores distribuidos por todo el cuerpo, los cuales mandan las sensaciones a través del sistema nervioso, y en el cerebro se interpretan esas sensaciones, en caso de ser una sensación “peligrosa” se interpreta como dolor. El receptor, a través del sistema nervioso, avisa al cerebro de un peligro, eso es lo que normalmente ocurre, pero pueden ocurrir otras cosas, como que el sistema de trasmisión no funcione bien, el cerebro interprete mal o el receptor transmita una sensación errónea.

Un ejemplo muy claro es lo que se llama el “miembro fantasma”, una persona amputada puede seguir notando sensaciones aunque esa parte del cuerpo ya no exista. También hay ocasiones en que la excitación de algunas neuronas, puede hacer que las neuronas vecinas también se exciten, si éstas últimas interpretan el dolor, puede resultar que el dolor no sea real.

¿Cómo puede ayudar la fisioterapia? La labor del fisioterapeuta es mantener todas las estructuras que influyen en el dolor en condiciones óptimas y si dichas estructuras no pueden realizar sus funciones correctamente, enseñar al cuerpo y al sistema nervioso vías alternativas.

Deja un comentario