La fisioterapia es una práctica que ayuda a prevenir y tratar muchos tipos de afectaciones en diversas áreas del cuerpo. Puede verse como una práctica suave, pues no se trata de realizar una cirugía ni de ingerir medicamentos.

Embarazadas con fitball

Beneficios de la fisioterapia en el embarazo

Estas características la convierten en una actividad no contraindicada para mujeres en período de gestación y que además será muy útil para contrarrestar una serie de problemas que surgen como consecuencia del embarazo. Parte de los beneficios que se adquieren con la fisioterapia son:

  1. Permite reducir la sensación de dolor: Durante el embarazo, la mujer produce la hormona relaxina, la cual hace que las articulaciones adquieran flexibilidad para ir adaptándose a los cambios, estos cambios suelen generar algo de dolor y sensaciones incómodas al realizar actividades cotidianas, y casi inevitables, como caminar o darle cualquier movilidad a las piernas.
    Algunas técnicas de la fisioterapia pueden contribuir a disminuir estos dolores, al igual que ayuda a trabajar en la relajación de los músculos.
  2. Ayuda durante el trabajo de parto y en la recuperación: Un buen embarazo debe considerar algunas prácticas de prevención en todos los sentidos. La inclusión de esta terapia durante este período permitirá que la mujer desarrolle una buena musculatura, así como una mejor resistencia física que serán de gran utilidad al momento del parto. Al final, conseguirás una labor de parto en una menor cantidad de tiempo, disminuirás las probabilidades de sufrir y tendrás una recuperación considerablemente más rápida. Nada despreciable.
  3. Previene la incontinencia urinaria: El embarazo es responsable de la disfunción del suelo pélvico, una situación que puede generar, entre otras cosas, incontinencia urinaria. Un tratamiento de fisioterapia aplicado con constancia ayuda a las mujeres que presentan esta incómoda condición.
  4. Aumenta la resistencia al peso extra que genera el embarazo: Cuando la mujer se encuentra en estado experimenta un crecimiento normal en los senos, al mismo tiempo que tiene que convivir con el peso propio del bebé que está creciendo. Esta carga extra, en la parte anterior del cuerpo, hace que la espalda sufra, y las articulaciones que la sostienen, la fisioterapia con todo lo que esta conlleva (masajes, estiramientos y entrenamiento sobre la postura correcta que se debe tener), es capaz de actuar contra esos dolores.
  5. En ocasiones, por los cambios en la fisiología, se produce retención de líquidos, más aún si el embarazo transcurre durante la época veraniega. La fisioterapia ayuda a que se produzca el retorno venoso, lo cual elimina la retención.
  6. Reduce el estrés: Tener a raya el estrés siempre es importante, pero en el embarazo se vuelve un asunto que hay que tratar diligentemente. Esta práctica puede incluir algunos ejercicios de respiración y de relajación que reduzcan los niveles de estrés en un estado tan delicado como este.

¿Está indicada la fisioterapia en mujeres embarazadas?

Está comprobado que la fisioterapia es apta para mujeres embarazadas, y mejor aún, es muy beneficiosa para muchos problemas que este estado trae consigo, hay que recordar que todos los cuerpos son distintos y que ningún embarazo es igual a otro, así que antes de tomar cualquier decisión que intervenga en tu cuerpo durante el período de gestación, debes consultar a tu fisioterapeuta.

¿Qué síntomas pueden tratarse?

Es normal además que la fisiología de la mujer embarazada cambie:

Es normal que esta separación provoque dolor y molestias al caminar, al bajar o subir escaleras, al separar las piernas, en la parte baja de la espalda y del suelo pélvico y en la cara anterior de las extremidades inferiores.

En estos casos, el fisioterapeuta puede actuar, siempre de conformidad con el médico, con técnicas suaves de manipulación articular; hacer uso de la electroterapia, más concretamente los ultrasonidos (no está contraindicado el uso para embarazadas) para disminuir el dolor; masaje para aflojar la musculatura tensa; y el mantenimiento óptimo del tono de los abdominales y el suelo pélvico para evitar la hipermovilidad de la cintura pélvica. La aplicación de frio, el reposo activo y el uso de una faja especial, puede proporcionar un alivio rápido de estas molestias.  Leer más

Más sobre fisioterapia durante el embarazo

Os dejamos también un vídeo para que podáis descubrir más secretos sobre la fisioterapia para embarazadas que ofrecemos en nuestro centro de Hortaleza:

Deja un comentario